• Background Image

    MI MEJOR OBRA SE TITULA: “AUTO-DESCUBRIMIENTO”

    julio 10, 2015

julio 10, 2015

MI MEJOR OBRA SE TITULA: “AUTO-DESCUBRIMIENTO”

Algunos nacemos con talentos innatos que nos otorgan el tan anhelado nombre de “artista”. Pero equívocamente creemos que es el honor de un artista reside en ser reconocido y famoso. Pero, cuando no nos acompaña la fama, el don artístico se convierte en un “alien” que vive dentro de ti. Un “objeto volador no identificado” que posee fuentes diferentes de alimentación y trata de sobrevivir a tus propias inseguridades y miedos. Por eso MI MEJOR OBRA SE TITULA: “AUTO-DESCUBRIMIENTO”

Yo he tenido que enfrentar muchos miedos y he negado muchas mentiras que por años habían amellado mi confianza;  convirtiendo mi don creativo en una especia de “vida alienígena  interior”.  Me miraba al espejo y me sentía como un mutante que no sabía quién era, a que espacio pertenecía  y que súper poderes me acompañaban. Yo estaba convencida que esa era la desgracia de los artistas no afamados; hasta que descubrí  que esta era la consecuencia de mi falta de identidad.

[one_second]

Así que decidí buscar mi propósito y afianzar mi identidad a través de Cristo; y esto me condujo al descubriendo de verdades que hoy son mi mejor obra de arte. Estas verdades me han ayudado a descubrir mis dones y a expresarlos en forma de imágenes o resonante palabras cuyo propósito va más allá de la búsqueda de la admiración popular, sino que anhelo despertar un sacrosanto sentimiento por Glorificar el nombre de Dios e invitar a otros a no cesar en la interminable búsqueda de sus propósitos.

Hasta ahora mis obras son sólo las verdades inéditas que he descubierto a consecuencia de perseguir mi propósito. He aprendido que ser artista es un asunto de convicción, por años he esperado por la aclamación pública que me haga la afamada escritora de las prosas que aún no he escrito, para entonces gritar por las plaza; “He aquí soy una artista”

[/one_second][one_second]Pero la fama a regañadientes te acompaña en una que otras ocasiones, y mientras, caminas en el inhóspito peregrinar de los artistas no afamados. Y ¿qué diremos ante eso? ¿Que por ende no somos artistas? De ninguna manera. ¡Ser artista es un asunto convicción! Es mejor que te acompañe la verdad antes que la fama. Mi identidad es más importante que mi gloria.

Luego tuve que aprender a creer en mis talentos en esa forma única y especial en la que yo me expreso, en la que evoco la musa y rindo culto a la creatividad. Decidí retar mis pensamientos con la palabra más dulce que ha resonado en mi corazón “Ningún ojo ha visto, ningún oído ha escuchado, ninguna mente humana ha concebido lo que Dios ha preparado para quienes lo aman” Esa es mi inspiración, he allí el nido de mi curiosidad. Mis mayores deseos de creación se entretejen en esa sublime, abstracta, pero real idea de concebir lo que Dios ha preparado para mí.

[/one_second]

Años más tarde, también entendí que el arte es un proceso de “auto-descubrimiento”; donde vives etapas que intrínsecamente se conectan y tú ni cuentas te das.

La paciencia es la expresión artística más hermosa que he desarrollado. Paciencia, es el arte de la fe, cuya Maestra es la convicción. Paciencia es fe extendida por un largo periodo de tiempo y es alimentada cual llama viva por tu convicción. Convicción por aquellas cosas que no se ven, o que sólo tú ves pues ¡la Palabra de Dios las alimenta!

 “En Jesús estoy completa” es otra de mis frases alentadoras, no miro el futuro como un objeto de estudio que vislumbro en a la distancia, sino que es el compuesto de muchos “ahora”.

Recientemente escuché una presentación de James Cameron, afamado director, guionista, escritor y cinematógrafo canadiense. Responsable de la creación de grandes éxitos taquilleros tales como, “Terminator” “El Titanic”, “Avatar” entre otros.

 Mientras escuchaba su pausada e interesante presentación empecé a sentirme tan familiarizada con  las emociones y esfuerzos que han envuelto la formación artística de James  que inevitablemente las comparé con mis propias experiencias.

Y él dijo algo que me hizo meditar:

“En el arte, fracasar es una opción; pero el tener miedo nunca debe ser una opción.

 Recuerda que la curiosidad es el ímpetu más poderoso que posees, imaginación es la fuerza capaz de manifestar una visión en una realidad; además,  el respeto y admiración de tus allegados y equipo de trabajo, es más importante que toda la fama y gloria que el resto del mundo te puede dar.

 Si quieres un consejo, no te pongas limitaciones, no te  digas a ti mismo de lo que no eres capaz de hacer; para eso está el resto del mundo, para echarte en cara tus limitaciones. Y toma algunos riesgos,  no existe ningún importante hallazgo en la historia y en la tecnología que requirieran innovación donde no se hayan tomado riesgo. Tienes que estar dispuesto a tomar riesgos”

Por mi parte sólo me resta invitarles a que creamos en nosotros mismos, que hemos sido cuidadosamente diseñados por Dios, que nuestra creatividad es un don de lo alto y que nuestra promoción, fama y éxito no viene del mundo, ni del oriente, ni del occidente, sino de Dios.

¡Descubrir mi identidad en Cristo ha sido mi mejor obra! ¿Cuál ha sido la tuya?

Y ya para finalizar, al principio de este artículo les hablaba que el arte  involucra un proceso de  auto descubrimiento y tomar riesgos, sin pensar en el temor a fracasar. Y eso fue lo que pensé cuando vi estas imágenes creadas por una joven artista de 19 años de edad,  Aliza Razell, ella  crea hermosas narrativas con sus autorretratos donde combina diferentes técnicas y medios para producir extrañas y desconcertantes imágenes. Razell manipula cada imagen para que los diversos elementos de la fotografía y pintura de acuarela interactúen en forma inesperada.

Aquí les compartimos algunas de sus imágenes

Aliza_Razell_07 water-6 water-7