• Background Image

    Evangelismo en la Era Digital

    julio 10, 2015

julio 10, 2015

Evangelismo en la Era Digital

Estamos ante un período de verdadera transformación en las comunicaciones. Personalmente, como profesional en el área de mercadeo y comunicaciones, he podido notar menos resistencia al cambio por parte de muchos líderes y el escepticismo, a lo desconocido, ha sido suplantado por el interés en descubrir cómo las iglesias o ministerios pueden emplear los nuevos medios y redes sociales como instrumento para la evangelización, discipulado y creación de comunidades digitales.

El internet vino a revolucionar la forma en la que nos comunicamos, en la que interactuamos y más aun, ha revolucionado la forma en la que pensamos y actuamos. Por ejemplo, patrones de comportamiento como, visitar el sitio web de un lugar antes de físicamente visitar dicho establecimiento, es una tendencia que vino para quedarse o vemos como el leer los “google reviews” de un producto antes de efectuar la compra final es una praxis cotidiana que ejerce gran influencia en el comportamiento de consumo de un individuo

[one_second]

Creo que una gran mayoría de lectores estarían de acuerdo conmigo si decimos que la iglesia en general, el Cuerpo de Cristo, ha asimilado con gran lentitud el uso de los nuevos medios y el empleo de las redes sociales, especialmente si comparamos a la iglesia con empresas, celebridades o la industria del entreteniendo.

El desconocimiento sobre el uso de la tecnología en sí misma, ha creado un sentimiento de confusión que lleva a muchos ha considerar las estrategias de comunicación digital como “el medio oeste moderno” Y no les culpo, pues ciertamente estamos viendo un surgir acelerado de nuevas tecnologías, no hemos terminado de ponernos a nivel en una red social, cuando sale una nueva; pero en realidad hay una cosa que no cambia y en eso tenemos que enfocarnos…El Mensaje

[/one_second][one_second]

Todos estos nuevos medios y redes sociales sólo vienen a añadir un nuevo capítulo a la historia del evangelismo y de la iglesia universal, pero no vienen a cambiar su historia ni el mensaje de Salvación.

Muchas de las cosas que hoy observamos como ajenas son más familiares de lo que nosotros creemos. En muchos casos han sido el fundamento de nuestra fe sólo que, cuando viene a comunicaciones digitales, nunca lo hemos apreciado de eso modo. Hoy hablamos sobre comunidades y de cómo hacerla crecer y empleamos términos mercadotécnicos como “engagement” pero en realidad la esencia que mantiene a una comunidad es AMOR, y eso lo hemos conocido con amplitud a través de Aquel que nos amó primero. Para mi, el libro de 1 Juan es la esencia para desarrollar cualquier estrategia de comunidad, sea digital o física.

[/one_second]

Se dice que la clave para alcanzar una audiencia digital consiste en aprender a crear contenido dirigido a la audiencia de “uno”. Mientras más especifico seamos con respecto al tópico y a la audiencia, más efectivo será el alcance de nuestra estrategia. Y bastará considerar la forma en la que la Biblia fue escrita y veremos ejemplos fenomenales de creación de contenido para audiencias específicas, como por ejemplo el Apóstol Pablo en retiradas ocasiones le escribía a una audiencia específica sobre un tema especifico. Sin mencionar que Jesús no sólo empleaba con destreza el arte de “cuenta cuento” (storytelling) sino que era un estratega a la hora de comunicar el mensaje por etapas mapping the message

Así que creo firmemente que antes que mirar con temor o escepticismo lo desconocido, sólo necesitamos sabiduría para capitalizar, en un método diferente, los conocimientos que por años la iglesia ha implementado. Uno de los elementos distintivos del evangelismo es su sentido de comunidad, familiaridad y servicio, que también son los elementos claves para desarrollar comunidades digitales, así que es sólo un asunto de aprender a poner en práctica, en un formato diferente, esa experiencia que por más de un siglo han sido empleadas.

Es maravilloso ver el potencial que tenemos hoy para interactuar, alcanzar, evangelizar ministrar y discipular a otros. Y la iglesia en general necesita asumir una posición de liderazgo en este aspecto, pues a decir verdad no nos enfrentamos a algo totalmente nuevo, sino diferente! A la final, absolutamente todos los comportamientos de búsqueda, de compra, de interacción, de conexión que vemos en una persona en la esfera digital, son un reflejo de los mismo comportamientos y necesidades del individuo en general, no es un marciano es un cibernauta, sigue siendo un individuo con necesidades e intereses y es nuestro trabajo como iglesia entender como podemos alcanzarle ahora en un contexto de pixeles y clicks.

Ya para finalizar, como iglesias visionarias que estamos llamadas a ser, sabemos que el tiempo ha llegado y están surgiendo nuevos líderes, que tratarán de conseguir su lugar de servicio en la iglesia, para hacer uso de sus dones de comunicación y creación de contenido, y querrán hacer más que simples plantillas o boletines dominicales. Ellos querrán redefinir la forma en la que comunicamos “El Mensaje” con pensamiento de innovación y no sentirán temor en aplicar tecnología inteligente, abierta y colaborativa en las comunicaciones de la iglesia.

Estos individuos, gestores de un nuevo movimiento, líderes y protagonistas de una nueva era, poseen un ADN digital y su estabilidad depende de su libertad para estar en un perpetuo estado de cambio e innovación.

La profundidad, versatilidad y unidad de sus talentos podrán llegar a ser la piedra angular para aquellas iglesias, ministerios u organizaciones que deseen perseguir un propósito misionero de vanguardia en siglo XXI.