• Background Image

    Creadores de cultura

    julio 10, 2015

julio 10, 2015

Creadores de cultura

Como creativa debo decirles que años atrás sufrí de algo que llaman “crisis de identidad”. Me refiero al hecho de lo mucho que me costó  entender cómo mis talentos creativos podían llegar a ser algo valioso dentro de los planes de Reino y cómo éstos podrían realmente beneficiar al Cuerpo de Cristo. Especialmente porque  no poseo cualidades como cantante, ni tengo destrezas para tocar un instrumento, así que ni pensar unirme al grupo de alabanza y adoración de mi pequeña iglesia, no era una opción, aunque  para ese momento eran los ministerios más abiertos a las expresiones artísticas.

[one_second]

Además soy de las que piensa que durante muchos años la iglesia y las artes han estado muy distanciadas y han guardado ciertas pugnas. En la época del Renacimiento vemos como el arte jugó un papel fundamental en la propagación del la Palabra, pero con el transcurrir de los años pasó a ser el enemigo de la iglesia a causa de la banalidad que para algunos representaba.

Culturalmente yo crecí en un contexto donde las artes y la creatividad no tenían mayor relevancia en las cosas de la iglesia y no fue sino por allá por los 90’ cuando mis talentos tuvieron algo de utilidad en cosas como el diseño gráfico de  boletines de noticias y carteleras informativas.

A través del tiempo he tenido que entender con mayor profundidad cuál es mi rol como artista y creativa dentro del Reino. La creatividad puede verse fácilmente representada en muchas formas, pero por alguna razón socialmente la creatividad es generalmente asociada con el arte.

[/one_second][one_second]Después de mis 30 años de edad, sentí lo que les comenté al principio una “crisis de identidad” fue entonces cuando me dediqué a aprender y entender qué es la creatividad. Como cristianos sabemos y comprendemos que nuestro Dios es un Creador y Su vasto conocimiento lo hace emplear la ciencia y las artes  de forma majestuosa. La Biblia, si la miramos desde una perspectiva literaria, contiene piezas de arte, poemas y pensamientos descritos en un lenguaje no precisamente coloquial,  así que ésto también revela un aspecto inspirador del Espíritu Santo durante el proceso creativo.

La primera cosa que entendí fue que la creatividad no es sólo arte o expresiones abstractas de emociones, sino la capacidad para resolver problemas, crear cosas de la nada o mejorar cosas que ya existen.

Esta esta etapa de mi  vida me sirvió para comprender que la creatividad, o mejor dicho, la actividad de crear tiene un aspecto cultural tremendo. Pues la cultura es el resultado de las cosas que creamos.

[/one_second]

Siempre pensamos que cultura son expresiones o tradiciones de una etnia, pero en realidad es el resultado de un proceso de creación que representa el carácter de sus creadores. La forma en la que una comunidad ¨crea y desarrolla su vida¨ determinará la cultura que se ha de formar en esa comunidad.

En materia de negocio hablamos mucho de algo llamado ¨culturas organizacionales¨ y vemos como los lineamientos, parámetros y estilos de gerencia determinan la cultura de esa empresa. Vamos a imaginarnos  que un día tuviéramos la oportunidad de visitar a la empresa Google, antes de la entrada principal lo primero que veríamos en sus jardines son  sus coloridas y ovaladas letras  que orgullosamente se exhiben, una vez dentro observaríamos  como  los empleados se desplazan de una oficina a  otra en patinetas y seguramente nos asombraríamos al ver su área de cafetería pues la misma da la sensación de un jardín de infancia para adultos. La cultura de esa empresa es evidentemente es bastante ¨juguetona” siempre propiciando la libertad para la imaginación como premisa a la innovación. Los términos en los que se comunican y la forma a la que llaman las cosas son propios de cultura organizacional que ellos han creado y en algunos casos uno puede llegar a sentirse ajeno en una conversación.

Continuando con nuestro día de visitas imaginarias vayamos ahora al edificio del departamento de justicia que está cerca, de seguro veremos como todo cambia, la arquitectura del edificio, el dinamismo, el vestuario de su gente, el trato y las terminologías empleadas en una conversación. No hemos salido del país, geográficamente hemos permanecido en el mismo lugar y sin embargo hemos presenciado dos culturas totalmente diferentes entre individuos que viven en una misma ciudad y hablan un mismo idioma.

 ¿Qué hace esto? La forma en la que ¨crean¨. He allí mi premisa de que todos somos¨creadores de cultura¨, pero no necesariamente artistas. Un artista comunica con complejidad y estilo aspectos de una cultura que observa, pero como ¨creador¨ hace cosas que afectarán positiva o negativamente la cultura a la que pertenece.

Me considero una  creativa y también poseo un amplio sentido artístico, y he entendido que como cristiana estoy llamada a  ser parte de los creadores de cultura del Reino. ¿Cómo? Viviendo una vida que refleje el sentir de Dios mostrado en Su Palabra. La forma en la que manejamos y constituimos nuestro hogar debe reflejar una cultura de Reino, la forma en la que desarrollamos nuestros negocios y conducimos nuestras vidas producirán sistemas de valores y métodos de ejecución que afectarán la cultura de la cual somos parte.

Debido que la cultura del mundo se opone a la cultura de Reino, sabemos que el primer trabajo de un creativo es ser un elemento de transformación  y cambio. Pero para poder ser este “elemento de transformación” debemos en muchos casos, ser lo suficientemente valientes para crear cosas nuevas y diferentes. Y no nos podemos conformar con  simplemente “imitar¨ los estilos y tendencias de la tan llamada “pop culture” para luego ¨cristianizarlos¨; en lugar de eso debemos procurar gestar nuevas propuestas y por qué no, de aun mayor innovación para que así reflejen la verdadera cultura de Reino.

¨Hágase tu voluntad en la tierra así como también en el cielo¨ Esta frase nos pone a todos los que nos hacemos llamar creativos, un reto que consiste en entender que nuestra principal función creativa es reflejar el carácter de Dios y la cultura de Reino en el lugar donde vivimos

Dios es un Dios creativo y Él es el ¨Creador¨ todo lo que vemos ha sido creado por Él y es el reflejo de Su carácter. Con sólo observar Su creación podemos entender  mejor como es Dios “Los cielos cuentan la gloria de Dios, el firmamento proclama la obra de sus manos.” Salmo 19:1

La perfección que vemos en la creación es el reflejo de Su perfección, la inmensidad que observamos en el universo, el orden y disposición de los ecosistemas es porque Él es un Dios de orden, pero por sobre todo, la razón por la que Él ha creado todas las cosas es porque es una expresión de amor.

Mi reflexión personal a lo largo de estos años ha sido preguntarme ¿qué refleja el fruto de mis obras? ¿Es acaso mi carácter, mis pasiones, mis deseos de reconocimiento? O ¿reflejan el carácter de Dios? Mi respuesta hace unos  años atrás fue: ¨mis obras reflejan mi carácter y mi deseo por reconocimiento”, si la tuya es igual  a la mía, en ese caso nos toca morir a nosotros mismos, pues todo principio de creación no es sustentable y duradero cuando se hace por motivaciones individuales y egoístas. La motivación de nuestra creación siempre debe ser para glorificar Su nombre, para el beneficio de Su iglesia y para el avance de Su reino.

Así que, HEMOS SIDO CREADOS PARA SER CREADORES DE CULTURA, pero nuestras creaciones son expresiones de amor que reflejan la identidad y carácter de Dios, lo cual nos es revelado por medio de Su palabra y del Espíritu Santo, de forma que todo lo que hacemos Glorifique Su nombre y ayude al avance de  Su Reino, lo demás es un asunto de forma y estilos de expresión.

Nuestro papel como creativos, es determinante para la transformación cultural…

P.S. Hablando de ambientes creativos y culturas organizaciones, les compartimos algunas fotos de las oficinas de Google que encontramos vía Pinterest

Google-book-nook Google-camper Google-hammock google-water-cooler