• Background Image

    21 Dias de ayuno | Cambiando sin esfuerzo

    julio 10, 2015

julio 10, 2015

21 Dias de ayuno | Cambiando sin esfuerzo

Si el Espíritu nos da vida, andemos guiados por el Espíritu. (Gálatas 5:25 NVI)

¿Alguna vez has anhelado con todas las fuerzas de tu corazón, tener un botón que aprietes y de inmediato cambiaste algo de ti (pensamiento, hábito o costumbre) de inmediato? 

El gran anhelo de mi vida se llamaba “effortless change” Cambio sin esfuerzo. Y es que, no sólo en la alimentación, pero en muchas áreas de mi vida yo quería cambiar pero me resultaba cuesta arriba.

Recuerdo un día estaba orando y me encontraba sin fuerzas, sin esperanzas y con tantos fracasos en esa área en particular que el sólo hecho de pensar en intentarlo de nuevo me daba miedo, no quería volver a fallar. Y recuerdo como en mi oración le dije a Dios: “Señor es que me falta tanto para llegar al objetivo, son tantas las cosas q debo cambiar a la vez que miro al futuro y me agoto”

Pero Dios ministró algo en mi corazón que por los últimos 7 años han hecho de cada proceso un “effortless change”, doloroso, pero sin esfuerzo.

Dios me ministró: “No te esfuerces en mirar TODO lo que te falta por cambiar, concentrarte en mirar cuanto puedes ceder a la dirección del Espíritu Santo diariamente”. ¡¡¡WOW!!! Eso cambió mi vida, mi meta se enfocaba en ceder a la guía del Espíritu Santo un día a la vez, y era una simple cuestión de tiempo pero vería como resultado el fruto del espíritu.

Este principio, lo apliqué cuando mi matrimonio estaba en el borde del divorcio, cuando empecé a educar a mi hija desde casa y estaba abrumada con el horario, cuando me propuse a ser más organizada en la casa; hoy por hoy puedo decir que en todas y cada una de esas áreas he visto la victoria. Así que, en estos días de ayuno, espero también poder ver el éxito en el área de mi alimentación.

Concentrémonos en CEDER al Espíritu Santo y dejarnos guiar y ¡no miremos cuanto nos falta! Celebremos diariamente el éxito de haber ganado la pequeña batalla del día, con la ayuda de nuestro Consolador.

Les recomiendo leer Romanos 12:1-3 además de Galatas 5:25 que es el verso perfecto para este tema.

En Cristo,

Jenily